No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Guaraguao

Guaraguao

Guaraguao- Guarea guidonia (Meliaceae) -El guaraguao es un árbol siempre verde grande, capaz de alcanzar los 100 pies de altura, con tronco de 3 pies de diámetro. Se caracteriza por su copa densa, extendida, de color verde oscuro; su corteza agrietada pardo-rojiza; sus hojas compuestas por hasta 20 hojuelas lustrosas con las venas hundidas, lo que les da una apariencia ondulada característica; sus inflorescencias de hasta 1 pie de largo, compuestas por numerosas florecitas blancas; y sus frutas capsulares, agrupadas en ramilletes como uvas, cada una de hasta tres cuartos de pulgada de diámetro y con hasta cuatro semillas rojas. El guaraguao puede florecer durante todo el año, pero lo hace con más intensidad en abril y mayo, y de octubre a diciembre. Las frutas abren en cuatro partes para exponer las semillas, algunas de las cuales son dispersadas por aves que consumen la poca pulpa que les rodea.

El árbol es nativo de las Antillas Mayores y desde Costa Rica hasta el sur de Brasil. Se introdujo a la Florida y al extremo sur de España. En Puerto Rico crece naturalmente en los bosques húmedos o muy húmedos de los llanos, la zona caliza, y las laderas de la cordillera. Es uno de los árboles más comunes en los bosques secundarios húmedos, gracias a su buena reproducción natural, su siembra para sombra de café y la siembra de casi medio millón de plántulas en Luquillo y los bosques estatales. La albura es crema-grisácea y se distingue fácilmente del duramen, que varía de rosado a anaranjado rosado. La madera es moderadamente pesada, de fibra recta, lustre bajo y textura mediana. Tiene anillos de crecimiento, es fácil de trabajar y seca al aire lentamente con degradación moderada. Cuando se corta produce un olor agradable, parecido al de la resina de tabonuco, del cual deriva su nombre American muskwood.

Esta es una de las maderas favoritas de los artesanos y los ebanistas, quienes la usan para muebles, instrumentos de cuerda, artículos torneados, tallas y artesanías diversas. Se ha usado para carpintería, carretas, construcción, postes, leña y carbón. Los tablones tienden a hender mientras secan, por lo que la cantidad de madera útil para elaborar cuatros disminuye durante el secado.

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.