No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Diablito «Lonchura cucullata»

Diablito «Lonchura cucullata»

José A. Mari– El Diablito (Bronze Mannikin) reside todo el año en Puerto Rico. Es nativo de las sabanas de África y de islas cercanas en el Océano Índico. Se cree que llegó a Puerto Rico temprano durante el siglo 19 con el comercio de esclavos. Mide unas 4 pulgadas. Habita desde las montañas bajas hasta la costa. Vuela en bandadas en busca de semillas dondequiera que abunde la hierba, como en bordes de áreas boscosas, pastizales, cañaverales, bordes de zanjas, campos de golf, sabanas, ciénagas herbáceas, fincas con pastos y matorrales, y zonas urbanas.

Cuando algo los asusta vuelan a una rama cercana y se posan bien pegados unos a otros. Se reproduce todo el año. Construye un nido en forma de domo en una palma, arbusto o árbol. También anida en ventanas y faroles. La hembra pone tres o cuatro huevos blancos que mayormente ella misma empolla.

Se distingue por la cabeza casi negra, con las plumas de la espalda pardo oscuro, un retículo de escamas negras en los flancos, y el vientre blanco. Los jóvenes tienen la capucha marrón pálido o carecen de ella y no tienen escamas en los flancos. El pico es cónico y las patas son grises.

Se observa en pasto, en  patios y jardines.

Foto: José Almodóvar

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.