No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Cucarachas

Cucarachas

José A. Mari -Las cucarachas se distinguen de los demás insectos por su cuerpo achatado, las antenas largas, las patas espinosas y la presencia de dos proyecciones llamadas cercos al final del abdomen. En las casas viven debajo de los enseres y gabinetes de la cocina, en alacenas donde los alimentos no se guardan en recipientes sellados, donde la comida de mascotas se deja al descubierto, en los zafacones, detrás y en el interior de los gabinetes del baño, en clósets húmedos y entre libros viejos. Debido a sus hábitos nocturnos pueden pasar desapercibidas hasta que hay muchas. Las cucarachas aceptan una amplia gama de alimentos, incluyendo compañeras recién fallecidas. Luego de la cópula, la hembra coloca sus huevos dentro de una cápsula llamada ooteca (derecha) que algunas depositan en un lugar protegido y otras cargan hasta que las crías están por nacer. Los pequeños son miniaturas de los adultos; mudan la cutícula o exoesqueleto varias veces antes de alcanzar la madurez sexual y adquirir las alas. Los individuos que hace poco mudaron la cutícula son blancos (derecha), no albinos como a veces se escucha decir. Cinco de las casi sesenta especies de cucarachas que viven en Puerto Rico habitan con regularidad en las casas.

Podemos dividirlas en dos grupos: grandes (alrededor de una pulgada de largo) y rojizas, o pequeñas (alrededor de media pulgada de largo) y pardas. Las primeras pertenecen a la familia Blattidae y viven también entre la vegetación, en el sistema de alcantarillado y en las cuevas (donde a veces forman poblaciones enormes). Las segundas pertenecen a la familia Blatellidae, son casi únicamente caseras y viven por lo general en la cocina. Periplaneta americana (página anterior y arriba) es la cucaracha más común del primer grupo y también la más grande. Se le conoce como cucaracha americana (American cockroach) aunque es nativa de África. Su cuerpo es alargado y los cercos son delgados. Las alas están bien desarrolladas y no es raro que llegue volando a las casas atraída por las luces. Periplaneta australasiae (medio) se parece a la cucaracha americana pero es más pequeña, tiene una franja amarilla en el borde anterior de las alas y sus cercos son más gruesos. Aunque se le conoce como cucaracha australiana (Australian cockroach), también es nativa de África. Esta cucaracha prefiere vivir alrededor de las casas y no se radica en el interior con la frecuencia que lo hace la cucaracha americana. Periplaneta brunnea (abajo) es más oscura, de color uniforme y su cuerpo es más ancho. Las tres especies son nativas de África pero ha sido distribuidas mudialmente por el comercio.

El segundo grupo de cucarachas que se encuentra en las casas está compuesto por Blattella germanica (cucaracha alemana, German cockroach; (derecha) y Supella longipalpa (cucaracha de bandas pardas, brown banded cockroach; abajo). Estas cucarachas se parecen mucho y a menudo se encuentran juntas, pero B. germanica tiene en el primer segmento del tórax dos franjas paralelas muy oscuras que S. longipalpa no posee, y sus hembras son del mismo tamaño que los machos (las de la segunda son notablemente más pequeñas y tienen el final del abdomen redondeado). A pesar de su nombre, la cucaracha alemana es nativa de Asia. La cucaracha de bandas pardas es nativa de África. Las dos han sido distribuidas mundialmente por el comercio.

Foto- Kyle Kandilian

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.