No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

El Arbol de Navidad en Puerto Rico

Arbol de Tintillo

Fray Mario Rodríguez León, O.P.– En Puerto Rico, hasta donde se tiene conocimiento, la primera persona que adornó un árbol de Navidad fue el Dr. Agustín Stahl, aguadillano (1842) de padre alemán y madre holandesa.

Con gran seguridad, don Enrique Stahl, padre de Agustín Stahl, le hablaba a sus hijos en Aguadilla sobre la antigua costumbre alemana de adornar árboles durante la Navidad. Luego Agustín Stahl, durante su estadía en Würzburg, Alemania, estuvo en contacto más directo con estas celebraciones navideñas. Después de completar durante diez años sus estudios de medicina en Europa, Stahl se estableció con su familia definitivamente en Bayamón en 1865.

Por consiguiente, es en Bayamón donde por primera vez se introduce en Puerto Rico la costumbre de adornar un árbol en la época navideña. El Dr. Agustín Stahl, comenzó esta práctica al poco tiempo de establecerse en Bayamón, tal vez por primera vez en la Navidad de 1866. Según señala Amelia Ceide en su libro “Stahl, Estudio biográfico”:

Primer árbol”En el patio de su casa en Bayamón instaló el doctor Stahl el árbol de Navidad, adornado con luces y bellos objetos alusivos en las ramas e imitando desde la copa al tronco, con escarchas debidamente preparadas, la caída de la nieve en los países norteños. La víspera de la Navidad colgó en el ramaje del árbol innumerables juguetes y golosinas con los que su corazón generoso obsequiaría al día siguiente a todos los niños pobres que de los contornos de la ciudad llegarían hasta su casa en busca de alegría, el día de Navidad”.

Serigrafías y artesanías de Puerto RicoEn Bayamón la gente lo bautizó con el nombre de: “El Arbol de Navidad del doctor Stahl”. En Puerto Rico, al igual que en otros países, la costumbre de adornar árboles navideños ha echado profundas raíces. Sin embargo es lamentable que en nuestro tiempo el comercialismo desenfrenado le haya restado el sentido cristiano y lo haya convertido en un símbolo más del consumismo. Colocar un árbol de Navidad en nuestras casas, oficinas de trabajo, etc. es una experiencia litúrgica de profunda expresión cristiana.

El árbol es el símbolo de nuestros anhelos, esperanzas y sobre todo una expresión visual de la fe cristiana de nuestro pueblo. En él, el firmamento de estrellas está representado en las luces de colores que prenden y apagan. El árbol navideño es una representación del misterio de la encarnación de Dios en la tierra.

Es un rito y culto a la naturaleza siempre viva y reluciente. Es el triunfo de la luz sobre las tinieblas, del bien que vence al mal. Rescatemos esta antigua práctica, adaptándola con un profundo contenido cristiano.

Fray Mario Rodríguez León, O.P.
Convento Nuestra Señora del Rosario
Apdo. 1968,
Bayamón, P.R. 00960-1968
Tel. (787) 785-6542, 798-2712,
780-7000, 786-4508

Nota del Editor: Allá en mis años de infancia, y perdonen la distancia para quienes resulte demasiado larga, en los barrios de mi pueblo, en los hogares donde abundaba el amor y a la vez la pobreza material, se acostumbraba a decorar el árbol de Tintillo, acaso por su leve semejanza con el pino extranjero.

También te puede interesar

Mozambique

José A. Mari- Quiscalus niger- Chango (Greater Antillean Grackle) reside todo el año en Puerto Rico. Habita a través de las Antillas Mayores y mide

Ver Más »
Los cobardes

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que

Ver Más »

Parque Colón

Aguadilla, Puerto Rico. El Parque Colón en Aguadilla es un parque familiar que cuenta con diversas atracciones para el disfrute de los niños. Entre ellas

Ver Más »

Helecho japonés

José A. Mari– FILICIUM DECIPIENS (SAPINDACEAE) Filicium- del latín filix (helecho), por la apariencia de la hoja; decipiens engañoso, porque aunque lo parece, no es

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.