No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Acerola

West Indian cherry-Malpighia emarginata-Malpighiaceae- La acerola o cereza es nativa del sur de México, Centroamérica, el norte de Sudamérica y Ecuador. El nombre acerola proviene de su parecido con la fruta de Crataegus azarolus, un árbol o arbusto de la familia de las rosáceas que se cultiva en el sur de Europa y cuya fruta se conoce en España como acerola. El nombre cereza deriva de su parecido con la cereza comercial (Prunus avium). Malpighia recuerda al ilustre anatomista italiano Marcello Malpihi (1628-1694), mientras que emarginata significa con una muesca o corte en el margen. La planta crece comúnmente como un arbusto de hasta 8 pies de alto, pero puede crecer como un árbol de hasta 20 pies con tronco de 4 pulgadas de diámetro. La fruta madura es roja, redondeada y ligeramente achatada, de hasta tres cuartos de pulgadas de ancho. La pulpa es amarilla, dulce y rodea tres semillas. La planta florece desde la primavera hasta el otoño y se cosecha mayormente de marzo a noviembre.

La acerola se compone de 91 por ciento agua, 8 por ciento carbohidrato y menos de 1 por ciento de proteína y grasa combinadas. Entre las vitaminas y minerales hay una enorme cantidad de vitamina C (3.5 onzas de la fruta proveen más del 2 ,000 por ciento del requisito diario) y una alta cantidad de manganeso. La gran
concentración de vitamina C fue descubierta en 1945 por técnicos de la Estación Experimental Agrícola en Río Piedras. La fruta se consume al natural, en dulce y jugo. En otros lugares se prepara sirope para añadir a helados y demás postres. Por su alto contenido de vitamina C, el extracto de acerola es popular en suplementos alimenticios, pastillas y otros productos, incluyendo cremas faciales.

El productor principal es Brasil, donde una porción sustancial de la cosecha se destina a la producción de concentrado. La acerola se cultivó extensamente en Puerto Rico durante la segunda mitad del siglo pasado, cuando se promovió su siembra en escuelas y patios como fuente de vitamina C. La popularidad de la fruta comenzó a decaer con la disponibilidad de vitaminas sintéticas. Además, las frutas son dañadas frecuentemente por insectos y aves, lo que reduce considerablemente su calidad. No obstante, la acerola sigue cultivándose y la cosecha del 2010-2011 tuvo un valor de $10,000. Ocasionalmente se encuentra como fruta fresca en algunos supermercados y plazas del mercado.

También te puede interesar

Mimes

José A. Mari- Mimes son las moscas diminutas que se encuentran por miles en las frutas caídas al suelo y que dentro de las casas

Ver Más »

Mozambique

José A. Mari- Quiscalus niger- Chango (Greater Antillean Grackle) reside todo el año en Puerto Rico. Habita a través de las Antillas Mayores y mide

Ver Más »
Los cobardes

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que

Ver Más »

Parque Colón

Aguadilla, Puerto Rico. El Parque Colón en Aguadilla es un parque familiar que cuenta con diversas atracciones para el disfrute de los niños. Entre ellas

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.