No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Boa constrictor

No sé si todavía enseñan en la escuela que en Puerto Rico no hay animales peligrosos. Hace décadas no los había, pero han llegado a la isla varios reptiles exóticos que mejor sería no toparse con ellos. El caimán de anteojos (Caiman crocodilus) llegó hace décadas y se ha establecido en varios cuerpos de agua. El pitón reticulado (Python reticulatus), una enorme y peligrosa serpiente del sureste de Asia, se ha encontrado en distintos puntos de la isla, aparentemente escapada de colecciones de animales exóticos.

Hace unos años se unió a la lista la boa constrictora, que a pesar de ser una de las serpientes más dóciles, ataca y muerde cuando se siente amenazada. Esta boa, encontrada inicialmente cerca del zoológico en Mayagüez, ha expandido su población por los barrios adyacentes.

Boa constrictor es uno de los pocos animales cuyo nombre científico es a la vez su nombre común. Habita naturalmente desde México hasta la Argentina, con poblaciones en Dominica y Santa Lucía. Las hembras son como 20 por ciento más grandes que los machos y en cautiverio alcanzan los doce pies de largo y las 60 libras de peso. En cautiverio los ejemplares pequeños se alimentan de ratones y los más grandes de ratas, conejos o gallinas. Aunque durante el siglo pasado se exportaron decenas de miles de boas desde Sudamérica hacia los Estados Unidos, las que se venden hoy han sido mayormente criadas en cautiverio. En Sudamérica la especie se caza para alimento y para usar su piel en la confección de carteras, correas y zapatos.

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía