No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Casia amarilla

José A. Mari- Senna siamea (Fabaceae). La casia amarilla es un árbol siempre verde mediano, de hasta 60 pies de altura, con tronco de 2 pies de diámetro. Se caracteriza por su corteza grisácea, lisa en árboles jóvenes y áspera en árboles maduros; sus hojas compuestas por hasta 22 hojuelas ovaladas; sus atractivas flores amarillas, de poco más de una pulgada de diámetro, agrupadas en ramilletes terminales erectos que son conspicuos desde lejos; y sus abundantes vainas largas, delgadas, achatadas, de color pardo cuando maduran. Florece y fructifica durante la mayor parte del año. Las vainas abren por ambos lados para liberar las semillas, que se dispersan con el viento y la escorrentía.

El árbol es nativo del sureste de Asia, desde Myanmar hasta Malasia. Se ha sembrado alrededor del mundo como ornamental, para producción de miel, como rompe vientos, para reforestación de terrenos degradados, y para sombra en plantaciones de café y de cacao. Se trajo a Puerto Rico alrededor de 1924. Crece rápido al sol, colonizando solares baldíos y orillas de carreteras, tanto en lugares húmedos con buen drenaje como en áreas secas, desde el nivel del mar hasta las montañas.

La albura es amarillenta, y se distingue fácilmente del duramen, que varía de pardo oscuro hasta casi negro, a menudo con cierta tonalidad amarillo-verdosa. La madera presenta en ciertos cortes franjas claras y oscuras que recuerdan las plumas de faisán, de lo cual deriva su nombre pheasant wood. La casia amarilla es medianamente pesada, tiene buen lustre y exhibe anillos de crecimiento, que son más o menos conspicuos dependiendo del lugar donde crece el árbol. Se usa para muebles, objetos torneados, instrumentos de cuerda y artesanías. En Hawái es una de las maderas favoritas para la construcción de ukuleles, un tipo de guitarra. En otros lugares se usa para postes, carpintería y leña. El aserrín puede causar ardor en la garganta.

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía