Construir la felicidad

Diariamente me dirijo al trabajo dos veces, muy distintas entre sí por muchas razones pero sobre todo por una: por la tarde debo caminar unos cien metros más de lo habitual para ingresar ya que la puerta principal se encuentra cerrada por seguridad.

Ya hace un año de esta novedad no tan grata para mí y para algunos más, antes no había distinciones entre mañana y tarde. Esos cien metros se convierten en millones los días de calor por lo tanto había que encontrar rápidamente un «atajo»…

Hasta que un día rompí las reglas de ese nuevo trayecto, al cual me resistía, y mi «atajo» se convirtió en saltar una pequeña pared de no más de medio metro con un poco de esfuerzo. Y así lo hice por muchas tardes…

Una de esas tardes de primavera, llena de sol y aromas, pensé que sería hermoso estar sentada en una plaza absorbiendo todo esa luz…toda esa vida…toda esa fuerza que necesitaba de la naturaleza……Caí a la realidad tan bruscamente que me encontraba nuevamente frente a esa decisión de tomar mi «atajo» o seguir el camino trazado, opté por lo segundo.

¿Saben por qué? Porque como no iba a poder escapar de mi jornada de trabajo para sentarme en una plaza y absorber toda la vida en un gran respiro…..tenía la posibilidad de disfrutar de esos minutos llenos de vida que hacían los tan largos cien metros llenos de sol y aromas…

A partir de ese día, prefiero hacer cien largos metros llenos de vida antes que perderlos en un atajo…. La esencia de las cosas no se descubre con pequeños caminos alternativos de poco alcance…a veces es necesario recorrer un poco más…

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Eres el resultado de ti mismo

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque fundamentalmente tú has hecho tu vida. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote....
Read More
Lionel Valentin Calderón May 28, 2020

El faro de Arroyo

Dr. José A. Mari Mutt- El faro de Arroyo, o de Punta Figuras,...
Read More
Dr. José A. Mari Mutt May 28, 2020

Cueva Del Viento

La Cueva del Viento es producto de la desolución de la roca caliza...
Read More
Lionel Valentin Calderón May 27, 2020

Los santos inocentes de la familia Adorno

La Fiesta de los Santos Inocentes es una Promesa de Reyes que iniciara...
Read More
Lionel Valentin Calderón May 27, 2020

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía