No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

El Chorro de Doña Juana

Doña Juana, una reconocida vecina del barrio Ala de la Piedra de Orocovis, era amante de los animales.

En una ocasión divisó sus cerdos al otro lado del río. El día estaba nublado y lluvioso. Pero, sus extraordinarias habilidades para correr y nadar ríos caudalosos era insuperable. Sin embargo, ese día fue advertida por todos que iba a bajar el golpe de agua crecida, a todo lo cual le gritaron que no se tirara a cruzar el río.

Ésta se lanzó despavorida para rescatar sus cerdos al río y el golpe de agua la arrastró río abajo, cayendo por tres caídas de agua y nunca jamás se supo de Doña Juana.

Hoy día, se reconoce toda el área por donde pasa el río en el bosque como Doña Juana, terminando su identificación trágica en un chorro con tres caídas en el que se presume cayó la infortunada amante de animales y la naturaleza.

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía