No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

El Faro de Ponce

El Faro de Ponce

José A. Mari Mut- El Faro de Ponce, o de Isla Cardona, entró en servicio el 15 de agosto de 1889. Fue diseñado por Manuel Maese, enmendado por Rafael Ravena y construido por el gobierno mismo en esta isla de seis cuerdas de terreno ubicada dos kilómetros al sur de Ponce. El faro no figuraba en el plan original para el alumbrado de la isla pero se añadió debido a la presión de los comerciantes de la Playa de Ponce, quienes en el 1880 costearon la instalación de una luz en el edificio de la Capitanía del puerto.

La iniciativa fue rechazada por el gobierno central, que ordenó la incautación de la luz y su manejo por un torrero auxiliar hasta que pudiese construirse un faro adecuado. La playa de Ponce y Cardona se consideraron como posibles ubicaciones y se escogió la isla principalmente porque era uno de los obstáculos a la navegación por el área. El edificio mide 48 pies de largo por 27 pies de ancho y se parece superficialmente al de Arroyo y a los dos de Vieques, pero es más pequeño, tiene una distribución diferente de espacios y su torre de 32 pies de altura es cilíndrica y conecta a la fachada posterior del edificio. La estructura se pintó originalmente de azul claro con detalles blancos y zócalo negro. El lente de sexto orden proyectó su luz a ocho millas de distancia y se usó hasta por lo menos el 1978.

Hoy se encuentra en el museo de la Guardia Costera en San Juan, su base lleva la inscripción Sautier, Lemonier & Cie Paris 1888. El faro se clausuró alrededor del 1950 y se automatizó en el 1962, actualmente funciona con una linterna energizada por paneles solares. El edificio está en relativamente buenas condiciones pero se encuentra rodeado de vegetación y el salitre ha corroído severamente la linterna. La humedad también ha afectado la madera del techo. Para visitar Cardona se puede contratar un bote privado en La Guancha o en en la Villa Pesquera de la Playa de Ponce, el autor visitó la isla con Rodolfo Rodríguez (787-348-3063) y más tarde con el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales. Cardona puede observarse desde los elevados de la carretera número 2 cerca de Ponce, desde la torre de La Guancha y desde el final del paseo tablado de La Guancha.

También te puede interesar

Violeta

José A. Mari- Polygala Cowelli Poligalaceae- Polygala: leche abundante, porque las vacas supuestamente producen más leche cuando pastan en pastos con ciertas especies del género;

Ver Más »

Pachín Marín

Verbi Clara- Francisco Gonzalo Marín, conocido como Pachín, fue un incansable luchador puertorriqueño por la libertad. En Cuba peleó en la manigua y allí murió

Ver Más »

Narcisos

Florespedia- Nombre científico: Narcissus. Nombre común: Narciso. El narciso es una planta de tipo bulbosa que forma parte de la familia de las Amariláceas. Esta

Ver Más »

Los Negros Brujos

Cayetano Coll y Toste- El 12 de enero de 1591 tomó posesión de este Obispado el fraile franciscano Nicolás Ramos y Santes. Era fuerte en

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.