El mito de Dios

Una profesora, desesperada ante la nada que nuestro finito conocimiento nos ofrece de la vida espiritual, quiso demostrar a sus alumnos de escuela elemental que Dios es un mito, que Dios no existe.

— Hoy vamos a aprender que Dios no existe. Entonces, dirigiéndose a uno de los niños dice: ¿Tito, ves el árbol allá afuera?

— Si, maestra.

— ¿Tito, ves la hierba?

— Si, maestra.

— Vete afuera y mira hacia arriba y dime si ves el cielo.

Tito sale, regresando unos minutos mas tarde.

— Sí, vi el cielo, maestra.

— ¿Y vistes a Dios?

— No, maestra.

— Esto es exactamente mi punto. Podemos ver todo lo que existe, pero no podemos ver a Dios porque no existe. Es sólo un mito.

En ese momento, María, una compañera de Tito, pidió a la maestra si podría hacerle más preguntas a Tito. La maestra, algo sorprendida, accedió.

— ¿Tito, ves los árboles afuera?

— Sí.

— ¿Ves la hierba?

— Ya aburrido de tantas preguntas, Tito contesta sí.

— ¿Ves a la maestra?

— Sí, contesta Tito dando muestras de mal humor.

— Todo lo que existe se ve, ¿cierto?

— Sí.

— ¿Ves el cerebro de la maestra?

— No.

— Entonces, Tito, según nos han enseñado hoy, ¡nuestra maestra no tiene cerebro!

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía