El Palacete Los Moreau

Desde la carretera número 2, entre Aguadilla e Isabela, el viajante observador verá a lo lejos un breve espejismo… una gran casa amarilla de dos pisos con torres puntiagudas anclada en medio de un llano. Es una casa llena de historia. Nuestra reseña comienza a mediados del siglo 19, cuando la gran hacienda ubicada en terrenos de Aguadilla, Isabela y Moca pertenecía a tres hermanos vascos de apellido Pengeot. Llamada Iruena, la finca dedicada mayormente al cultivo de café llegó a ocupar 1300 cuerdas y tuvo suficientes esclavos como para formar una pequeña aldea conocida como la Pequeña Guinea. A la muerte de Juan, el mayor de los Pengeot, la hacienda y su gran casa de madera fueron adquiridas por Juan Labbadie y su esposa Cornelia Pengeot, hija probablemente de Juan o de uno de sus hermanos.

Don Juan Labbadie vivió en la casa hasta su muerte en 1893. Cornelia decidió entonces sustituir la inmensa casona de madera por una más pequeña de mampostería, cuyo diseño encargó al ingeniero Paul Serjavean, quien se inspiró en las grandes casas de campo (chateux) de la campiña francesa. La casa se construyó en 1905 pero no de mampostería, sino de concreto, material que se popularizaba en la isla a comienzos del siglo 20. Sus gruesas paredes y otros detalles son testigos de la transición en los métodos de construcción. Sobre la puerta central del segundo piso se colocaron las iniciales (CP) entrelazadas de su dueña. Durante las primeras décadas del siglo pasado la hacienda se convirtió en colonia cañera de la Central Coloso y, cuando colapsó la industria de la caña, colapsó igualmente la hacienda. La elegante casa fue abandonada y se deterioró hasta que un fuego en 1993 la devolvió a su esqueleto de hormigón. En ese año fue adquirida por el Municipio de Moca y en 1999 resucitó como el bello Palacete de Los Moreau.

Los Moreau habitaron la casa durante las primeras décadas del siglo pasado, cuando la hacienda se llamaba Palmares, aunque solamente en la imaginación de don Enrique Laguerre. Su novela más famosa, La Llamarada, tiene lugar parcialmente en esta casa y allí se relatan aspectos de la vida de los Labbadie. Al este del actual Palacete de Los Moreau, en una caja rectangular de cemento cubierta por una tarja sencilla, descansan las cenizas de don Enrique… en la Hacienda Palmares, Hacienda Iruena, al lado de la Casa Labaddie, Casa Moreau.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Restaurante Sambuca
Restaurante Sambuca
Bufete Valentín Cruz
Bufete Valentín Cruz
Restaurante Roma
Bufete Colón Pratts
Bufete Colón Pratts
Bufete Hernández Lebrón
Bufete Hernández Lebrón
Bufete Legal Lebrón
Bufete Legal Lebrón
Casa de Novia
Casa de Novia
Licenciado Carlos Cabán
Licenciado Carlos Cabán
Ajibarao
Ajibarao
Mares Restaurant
Mares Restaurant
Hyundai San Sebastián
Hyundai San Sebastián
AC Tax & Consulting Group
AC Tax
Farmacia Rincón
Farmacia Rincón
Dr Soto Villarrubia
Dr Soto Villarrubia
Plomeria García
Plomeria García
Mártirs SportBar
Mártir’s
Ferretería Oronoz
Ferretería Oronoz
Mixtos Rest.
Mixtos
Crossway Salon and SPA
Crossway
Grand Marnier Rest.
Grand Marnier Rest
Charlies Academy
Charlies Academy
On Stage
On Stage
Optica Veo Veo
Optica Veo Veo

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía

X