El precio del cambio

Hay una vieja historia que cuenta de unos marineros en un barco que una noche vieron lo que parecía otro barco que venía directo hacia el suyo.

Ordenó al señalero que dijera a la otra tripulación: cambie su curso diez grados al norte. Cambie usted su curso diez grados al sur fue la respuesta que llegó de inmediato.

Soy un capitán. Cambie su curso al norte, replicó el capitán. Y yo soy un marinero de primera, cambie su curso al sur.

Esto enfureció al capitán quien ordenó al señalero decir: Insisto que cambie su curso al norte, estoy en un barco de guerra. Y yo le digo que cambie su curso al sur. Estoy en un faro, fue la respuesta, cambie su curso o va a encallar y destruir su barco, aunque sea de guerra..

Negarnos a cambiar, puede llevarnos al desastre. Negarnos a transformar nuestra manera de pensar puede ser fatal.

¿Qué posición tomamos en nuestro trabajo ante la cotidianidad, ante situaciones minúsculas?.

¿Y cuáles en nuestra familia, ante los embates de situaciones adversas?

¿Somos acaso como el barco empecinados en seguir adelante a toda costa, a toda marcha; confiando en que somos tan poderosos social y económicamente con un status como el del buque de guerra?. Comandantes que ni siquiera escuchamos a un marinero de primera. No oímos o nos hacemos los sordos como el viejo Jonás.

¿Por qué no lo intentamos? Comencemos por cambios con cosas tan pequeñas como la actitud. Seamos como el faro, atalayas de la vida. Vigías del derrotero humano. Atentos al consejo sabio y oportuno, llegando donde el amigo enfermo y necesitado. Orientadores hacia el camino de vida y no de muerte.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Eres el resultado de ti mismo

No culpes a nadie, nunca te quejes de nada ni de nadie porque fundamentalmente tú has hecho tu vida. Acepta la responsabilidad de edificarte a ti mismo y el valor de acusarte en el fracaso para volver a empezar, corrigiéndote....
Read More
Lionel Valentin Calderón May 28, 2020

El faro de Arroyo

Dr. José A. Mari Mutt- El faro de Arroyo, o de Punta Figuras,...
Read More
Dr. José A. Mari Mutt May 28, 2020

Cueva Del Viento

La Cueva del Viento es producto de la desolución de la roca caliza...
Read More
Lionel Valentin Calderón May 27, 2020

Los santos inocentes de la familia Adorno

La Fiesta de los Santos Inocentes es una Promesa de Reyes que iniciara...
Read More
Lionel Valentin Calderón May 27, 2020

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía