No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Los Tres Santos Reyes

Los Tres Santos Reyes

José A. Mari- El nombre de este pueblo deriva de la antigua existencia de un manantial que por mucho tiempo fue la principal fuente de agua de los pobladores. Este territorio comenzó a poblarse durante el siglo 18 y para finales del mismo se había formado el Barrio Aguabuena de Caguas. En el 1798 l o s pobladores le cambiaron el nombre a Aguas Claras. Los trámites para fundar un pueblo comenzaron en el 1832, bajo el liderato de Francisco Salas Torres y Ramón Díaz. Julián López donó los terrenos para construir la iglesia, la plaza y la alcaldía. Aunque la gestión rindió frutos dos años después, no fue hasta 1838 que el pueblo se fundó formalmente, no con el nombre propuesto de Aguas Claras, sino como Aguas Buenas.

La economía dependió por mucho tiempo de la agricultura, particularmente de la caña de azúcar, el café, el tabaco, las cítricas y la ganadería. El cultivo de frutos Aguas Buenas Oasis de Puerto Rico menores, el comercio y la industria son puntales de la economía actual. El Centro Recreacional Las Charcas, las Cuevas de Aguas Buenas y la Plaza de Recreo Luis A. Ferré son algunas de las atracciones de este municipio. En las quebradas y ríos que atraviesan el territorio se pescan buruquenas (cangrejos de agua dulce) que se preparan y se disfrutan anualmente durante el Festival de la Buruquena.

Luis Rechani Agrait (escritor y periodista), Víctor Coll Cuchi (escritor y político) y Luis T. Baliñas (inventor y creador de una despulpadora de café) son guasbonenses destacados. El municipio también se conoce como el Pueblo de las Aguas Claras (por la pureza del agua de sus manantiales y por el nombre otorgado a la región a finales del siglo 18) y Los ñocos (porque por mucho tiempo sólo tuvo un camino para comunicarse con el exterior). El renombre de Oasis de Puerto Rico deriva de los manantiales que dieron origen al nombre del pueblo. En el centro del escudo del municipio hay un manantial.

  • De 1834 a 1925 se construyeron varias iglesias de madera techadas con cinc. La última se utilizó entre 1912 y 1925.
  • La iglesia de cemento se construyó en el 1926 y sirvió hasta 1968, cuando se decidió demolerla.
  • El templo actual, diseñado por Gonzalo González Seijo, se inauguró en 1969.

También te puede interesar

Violeta

José A. Mari- Polygala Cowelli Poligalaceae- Polygala: leche abundante, porque las vacas supuestamente producen más leche cuando pastan en pastos con ciertas especies del género;

Ver Más »

Pachín Marín

Verbi Clara- Francisco Gonzalo Marín, conocido como Pachín, fue un incansable luchador puertorriqueño por la libertad. En Cuba peleó en la manigua y allí murió

Ver Más »

Narcisos

Florespedia- Nombre científico: Narcissus. Nombre común: Narciso. El narciso es una planta de tipo bulbosa que forma parte de la familia de las Amariláceas. Esta

Ver Más »

Los Negros Brujos

Cayetano Coll y Toste- El 12 de enero de 1591 tomó posesión de este Obispado el fraile franciscano Nicolás Ramos y Santes. Era fuerte en

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.