No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Para mis Hermanos

Para mis Hermanos

Una familia estaba sentada en la sala, tomando té helado con su Madre. Mientras hablaban de la vida, el matrimonio, de las responsabilidades y de las obligaciones de la edad adulta, la madre hizo sonar los cubos de hielo en su vaso fuertemente y luego miro fijamente a sus hijos.

‘Nunca se olviden de sus hermanos’ les advirtió, dando vueltas a las hojas de té en el fondo de su vaso. ‘Ellos se volverán cada vez más importantes con el paso del tiempo.  No importa cuánto amen a sus esposos, sus esposas, no importa cuánto amen a los hijos que tengan, van a  necesitarlos. Recuerda salir con ellos siempre, hacer cosas con ellos siempre. Recuerden que cuando hablo de sus Hermanos me refiero a todos, a las mujeres, los hombres sus amigos, sus hijos, y todas las otras mujeres que estén ligadas a ustedes. Las van a necesitar. Siempre las necesitamos.

Ellos escucharon a su madre. Mantuvieron contacto con sus Hermanos y cada vez tuvieron más amigos con el paso de los años. Conforme estos fueron pasando, uno tras otro, ellos fueron entendiendo, gradualmente, a lo que su Madre se refería. Conforme el tiempo y la naturaleza presentan sus cambios y sus misterios en la vida, tus verdaderos Hermanas siempre permanecen.

Pero, tus Hermanos siempre están ahí, no importa cuánto tiempo y cuantas millas haya entre ustedes. Los amigos nunca están demasiado lejos para llegar cuando se necesitan.  Cuando tengan que caminar por un valle solitario y tengan que hacerlo por ustedes mismos, los amigos de su vida, estarán alrededor del valle, alentándolos, orando por ustedes, empujándoles, interviniendo por ustedes, y esperándolee con los brazos abiertos al final del camino. Algunas veces, incluso romperán las reglas y caminarán a su lado, o vendrán y les llevarán cargados.

Amigos, hijos, abuelos, madres, padres, hermanos, suegros, nueros y nueras, cuñados y cuñadas, nietos y nietas, tíos y tías, primos y primas, sobrinos y sobrinas: son una bendición en la vida! Cada día, seguimos necesitándolos.

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía