No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Parroquia Nuestra Señora del Carmen

Para 1779 había ermitas cerca de la colindancia con Toa Baja y en Palo Seco. La segunda fue precursora de la parroquia de Cataño. Alrededor de 1860 se construyó una iglesia de madera techada de cinc, que fue destruida por el Huracán San Ciriaco en 1899. Entre 1904 y 1905 se construyó una iglesia de ladrillos con fachada neoclásica y techo de cinc. Durante la década de 1950 se optó por demolerlo. La iglesia actual fue diseñada por Henry Klumb y se inauguró alrededor de 1960.

Se en cuentra en Cataño, también conocido como el Pueblo que se negó a morir. El nombre de este pueblo recuerda a Hernando de Cataño, un médico español reclutado por el gobierno a mediados del siglo 16. A cambio de sus servicios, Cataño recibió los terrenos donde hoy ubica el pueblo. En los mismos estableció una ermita y una hacienda que con el tiempo desaparecieron, pero la región retuvo su nombre.

Para mediados del siglo 19 Cataño aumentó su población y se destacó como el barrio más próspero de Bayamón, gracias en gran medida a la operación de una compañía de lanchas que transportaba mercancía y pasajeros entre la capital y el poblado, y una línea de ferrocarril que conectaba el poblado con Bayamón.

Hacia finales del siglo 19 el poblado tenía su propia parroquia y aumentaban los deseos de constituirse en pueblo. Luego de varias gestiones fallidas, la separación sucedió en 1927 como consecuencia tanto de la influencia de
algunos residentes adinerados como de conflictos entre la legislatura insular y la administración de Bayamón. Con sólo cinco millas cuadradas de territorio, Cataño es el municipio más pequeño de la isla. La economía depende del comercio y la industria, siendo particularmente importantes la distribución de gasolina y la producción de ron. La Destilería Bacardí, el Paseo Marítimo con su bella vista del Viejo San Juan y el servicio de lanchas hacia San Juan son algunas de las atracciones de este municipio.

Salvador de Jesús Brau (escritor), Agustín Pérez (abogado e historiador) y Pedro Juan Soto (escritor y periodista) son catañeses destacados. El ilustre pintor Francisco Oller vivió por muchos años en territorio de Cataño. Este municipio también se conoce como la Antesala a la capital (frase recogida en su himno), el Pueblo olvidado (por la poca atención que ha recibido de distintas administraciones), el Pueblo de los jueyeros (por la abundancia de este crustáceo) y el Pueblo de los lancheros (por el uso de lanchas como principal medio de transporte a la capital). El renombre de Pueblo que se negó a morir deriva de los varios rechazos recibidos en la gestión de independizarse de Bayamón.

También te puede interesar

El anciano y el niño

Eramos la única familia en el restaurante con un niño. Yo senté a Daniel en una silla para niño y me di cuenta que todos

Ver Más »

Los Negros Brujos

Cayetano Coll y Toste- El 12 de enero de 1591 tomó posesión de este Obispado el fraile franciscano Nicolás Ramos y Santes. Era fuerte en

Ver Más »

Narcisos

Florespedia- Nombre científico: Narcissus. Nombre común: Narciso. El narciso es una planta de tipo bulbosa que forma parte de la familia de las Amariláceas. Esta

Ver Más »

Mimes

José A. Mari- Mimes son las moscas diminutas que se encuentran por miles en las frutas caídas al suelo y que dentro de las casas

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.