Playero Solitario

Tringa solitaria- El Playero Solitario -Solitary Sandpiper- nos visita en septiembre y octubre. Algunos permanecen en la isla, pero la mayoría parte hacia Sudamérica y se detienen aquí nuevamente cuando regresan a su territorio de anidamiento en Alaska y Canadá.

Vuela solo o en bandadasmuy pequeñas. Inverna desde el sur de los Estados Unidos hasta Tierra del Fuego y en las Antillas. Mide unas 9 pulgadas. Camina solo, moviendo el cuerpo y la cola hacia arriba y hacia abajo, por las orillas de charcas, lodazales, quebradas, ríos, zanjas, pastizales y cañaverales inundados. Se alimenta de insectos, lombrices, caracolitos y otros invertebrados que encuentra cerca de la superficie del agua. A veces permanece quieto por largos periodos en espera de que se le acerquen presas y otras veces revuelve el agua con una pata para asustarlas. En Norteamérica acondiciona nidos viejos de otras aves que encuentra en árboles, una costumbre inusual para los playeros. La hembra deposita cuatro huevos que la pareja empolla por unos 24 días.

Se distingue por el plumaje pardo oscuro con muchos puntitos blancos en las alas, vientre blanco, anillo blanco alrededor de los ojos y patas verdosas. Tiene el pico recto, oscuro y delgado. Los dos sexos son parecidos. Cuando aterriza permanece un rato con las alas apuntando hacia arriba, como haciendo balance.

Foto: Rafael Rodríguez.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía