No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Punta Gorda

Punta Gorda en Aguadilla

El segundo faro de Aguadilla entró en servicio en el año 1922, sustituyendo el faro original que fue averiado por el terremoto del 1918. Se construyó a poco más de una milla de distancia al noreste del primer faro y a más de 200 pies sobre el nivel del mar, en el área entonces conocida como Punta Gorda. Aquí la luz era más visible para los barcos que navegaban de Europa hacia el Canal de Panamá. La torre mide 60 pies de altura y no conecta con la residencia, que mide 56 pies de largo por 40 pies de ancho.

El lente de tercer orden fue construido por la compañía Macbeth en Nueva York y proyectaba su luz a una distancia de 18 millas. Como en los demás faros, las pesas que rotaban el lente descendían por la columna de la escalera espiral de hierro. En el año 1947 la linterna se removió y el lente fue sustituido por un par de luces de búsqueda más adecuadas para el tráfico aéreo, pues entonces el faro estaba ubicado en la Base Ramey de la Fuerza Aérea. Años después estas luces fueron sustituidas por el par más pequeño que se utiliza hoy. La torre fue automatizada finalmente en el 1976. El acceso a las inmediaciones del faro está limitado a empleados de la Guardia Costera que alquilan la residencia. Las salas de los dos apartamentos conservan las lozas negras, blancas y grises que se instalaron en el 1922. El faro puede observarse desde el portón de entrada y desde el campo del golf adyacente.

Publicaciones que también te pueden interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía