No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Rana cubana

Osteopilus septentrionalis- (Cuban tree frog) se encontró por primera vez en Puerto Rico a finales de la década de 1950 en la región de Aguadilla e Isabela. No se sabe cómo llegó a la isla, pero como tiene un largo historial; como mascota se ha propuesto que residentes de la Base Ramey las importaron con ese propósito y luego las liberaron. También es posible que haya llegado con plantas, pues de ese modo ha llegado a otros lugares. Durante la mayor parte del siglo pasado las ranas se limitaron al noroeste de la isla, pero durante este siglo han expandido muchísimo su distribución y hoy se encuentran en la mayor parte de la isla y en Vieques. Un factor que parece haber contribuido a su expansión territorial es la popularidad de las cisternas y las piscinas, pues cuando no se atienden adecuadamente sirven para la reproducción de la especie.

En nuestra casa, ubicada en Aguadilla, tuvimos la rana durante varios años, hasta que la construcción de aceras eliminó un empozamiento de agua frente a la casa.
La rana cubana se distingue fácilmente del sapo común por la presencia de discos grandes en la punta de los dedos y por la ausencia de glándulas venenosas en el área de los hombros. Además, el sapo no trepa paredes ni vegetación y esta rana por naturaleza vive en los árboles. Como el sapo, es nocturna y se alimenta de cualquier animal que pueda atrapar, incluyendo coquíes. En las casas se encuentra por lo general en las paredes y las ventanas, donde compite con las siguanas por los insectos que llegan a las luces. Uno de sus enemigos en nuestra casa fue la corredora puertorriqueña; esta culebra usaba las ramas de un árbol cercano para llegar a las ventanas en búsqueda de ranas que allí se escondían.

Durante el periodo húmedo del año los machos producen desde cerca del agua lo que puede describirse como una mezcla de ladrido y maullido. La hembra (que es más grande) se acerca, él se le trepa encima agarrándola por las axilas y fecunda los huevos según ella los pone. El producto es una masa gelatinosa con cientos o miles de huevos que flotan alrededor de la vegetación.

Día y medio después nacen unos renacuajos pardos que se alimentan mayormente de algas, y aproximadamente un mes después se convierten en ranitas. Como mascotas, los adultos pueden vivir hasta diez años. La reproducción puede suceder en una gran variedad de fuentes de agua, incluyendo canales, charcas, cunetas, estanques, pailas y, como se dijo antes, en cisternas y piscinas. También puede reproducirse en agua salobre, por lo que es capaz de colonizar manglares.

La rana cubana es nativa de Cuba, las Islas Caimán y las Bahamas. Ha sido introducida a Puerto Rico, las Islas Vírgenes (británicas y estadounidenses), varias de las Antillas Menores, Florida, Costa Rica y Hawái (aunque allí parece haber desaparecido). En la Florida se considera una plaga porque se alimenta de las ranas nativas.

Foto: Jake Scott

También te puede interesar

Los cobardes

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que

Ver Más »

Parque Colón

Aguadilla, Puerto Rico. El Parque Colón en Aguadilla es un parque familiar que cuenta con diversas atracciones para el disfrute de los niños. Entre ellas

Ver Más »

Helecho japonés

José A. Mari– FILICIUM DECIPIENS (SAPINDACEAE) Filicium- del latín filix (helecho), por la apariencia de la hoja; decipiens engañoso, porque aunque lo parece, no es

Ver Más »

Almendra

José A. Mari- Almendra- Terminalia cattapa (Combretaceae) La almendra, o almendro, es un árbol siempre verde en áreas húmedas y caducifolio en áreas secas. Es

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

José Mari Mutt nació y se crió en Mayagüez, Puerto Rico. Obtuvo el grado de Bachiller en Zoología en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico y los grados de Maestro y Doctor en Entomología en la Universidad de Illinois. Durante 35 años trabajó como profesor de Biología en el RUM. Fue Editor del Caribbean Journal of Science durante doce años y Director del Departamento de Biología, de la Oficina de Publicaciones del Colegio de Artes y Ciencias, de la Oficina de Estudios Graduados y de la Biblioteca General. Casi una centena de artículos científicos y especializados dan cuenta de su intensa y comprometida trayectoria. Una de sus más recientes iniciativas es Ediciones Digitales, un proyecto académico de acceso abierto, sin fines de lucro y sin más propósito que compartir en la red los resultados de diversas investigaciones.