No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Si yo cambiara

Si yo cambiara

Si yo cambiara mi manera de pensar hacia los otros los comprendería. Si yo encontrara lo positivo en todos con qué alegría me comunicaría con ellos. Si yo cambiara mi manera de actuar ante los demás los haría felices. Si yo aceptara a todos como son sufriría menos.

Si yo deseara siempre el bienestar de los demás sería feliz. Si yo criticara menos y amara más cuántos amigos ganaría. Si yo comprendiera plenamente mis errores y defectos y tratara de cambiarlos cuánto mejoraría mi hogar y mis ambientes. Si yo cambiara el tener más por el ser más sería mejor persona. Si yo cambiara de ser yo, a ser nosotros comenzaría la civilización del amor.

Si yo cambiara los ídolos: poder, dinero, sexo, ambición, egoísmo y vanidad definitivamente por libertad, bondad, verdad, justicia, compasión, belleza y amor comenzaría a vivir la verdadera felicidad. Si yo cambiara el querer dominar a los demás por el autodominio aprendería a amar en libertad. Si yo dejara de mirar lo que hacen los demás tendría más tiempo para hacer más cosas. Si yo cambiara el fijarme cuánto dan los otros para ver cuánto más puedo dar yo erradicaría de mí la avaricia y conocería la abundancia. Si yo cambiara el creer que lo sé todo me daría la posibilidad de aprender más. Si yo cambiara el identificarme con mis posesiones como títulos, dinero, status, posición familiar me daría cuenta que lo más importante de mí es que yo soy un ser de amor.

Si yo cambiara todos mis miedos por amor sería definitivamente libre. Si yo cambiara el competir con los otros por el competir conmigo mismo sería cada vez mejor. Si yo dejara de envidiar lo ajeno usaría todas mis energías para lograr lo mío. Si yo cambiara el querer colgarme de lo que hacen otros por el desarrollar mi propia creatividad haría cosas maravillosas. Si yo cambiara el esperar cosas de los demás no esperaría nada y recibiría como regalo todo lo que me dan. Si yo amara el mundo lo cambiaría.

Si yo cambiara cambiaría el mundo!

También te puede interesar

Los cobardes

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que

Ver Más »

Parque Colón

Aguadilla, Puerto Rico. El Parque Colón en Aguadilla es un parque familiar que cuenta con diversas atracciones para el disfrute de los niños. Entre ellas

Ver Más »

Helecho japonés

José A. Mari– FILICIUM DECIPIENS (SAPINDACEAE) Filicium- del latín filix (helecho), por la apariencia de la hoja; decipiens engañoso, porque aunque lo parece, no es

Ver Más »

Almendra

José A. Mari- Almendra- Terminalia cattapa (Combretaceae) La almendra, o almendro, es un árbol siempre verde en áreas húmedas y caducifolio en áreas secas. Es

Ver Más »

También te puede interesar

Tu opinión es muy valiosa. Déjanos un comentario

Publicación autorizada por el Administrador; Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Filito, Filito at Large, Diccionario de la Lengua Mechada, Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.